Fotografía gastronómica. Cocina y cámara en mano

Sacha-Hormaechea-ucmgastro

Sacha Hormaechea, chef y fotógrafo, en el aula de la Facultad de Ciencias de la Información durante la pasada edición del curso Experto en Periodismo Gastronómico y Nutricional UCM. Imagen Nuria Blanco.

“La fotografía gastronómica forma parte del plato, lo viste y acompaña. Es el otro toque final de la receta”, nos contaba Sacha Hormaechea en el curso anterior. Si algo sabemos en periodismo es que la imagen forma parte de la información. Contextualiza aportando aquellos datos que en el terreno gastronómica adquieren, si cabe, una importancia crucial, seductora y artística. Por eso cada año el “Taller de Fotografía” que dirige este cocinero fotógrafo forma parte del programa del curso Experto en Periodismo Gastronómico y Nutricional de la UCM.

Si hablamos de fotografía gastronómica cabe reconocer que ésta ha evolucionado casi al mismo tiempo que la cocina nacional. Y decimos casi porque el vertiginoso éxito de la cocina de vanguardia precipitó la evolución de unas imágenes que prácticamente y hasta entonces se aplicaban al mundo de la receta. Revistas, libros y encuentros profesionales abarcaban su ámbito de actuación donde la estética disponible a día de hoy fue posible con la aparición de los nuevos y espectaculares platos de vanguardia.

Afortunadamente contamos con grandes estudios y profesionales que acompañan el trabajo que nuestros cocineros y cocineras que, con investigación y esfuerzo, crean en sus cocinas espectaculares combinaciones que no dejan de sorprender.

En Sacha Hormaechea confluyen ambos aspectos. Trabaja la imagen fotográfica y conoce a la perfección la cocina. Con este chef y fotógrafo, autor de libros tan célebres como Las conservas de pescados y mariscos, (Lunwerg Editores), aprenderemos las nociones básicas de fotografía, además de trucos, consejos y las posibilidades de captura de imágenes a las que se enfrenta el fotógrafo novel, independientemente del equipo del que disponga. Encuadre y luz juegan un papel crucial y con un equipo medianamente asequible podremos ser capaces de conseguir buenos resultados.

Arte y gastronomía

Imagen extraída del blog: seislienzosenblanco.blogspot.com.es

Imagen extraída del blog: seislienzosenblanco.blogspot.com.es

Gastronomía, exaltación de los sentidos. Arte, expresión creativa de la espiritualidad del hombre. Arte y Gastronomía, ¿simbiosis o abstracción? En cualquier caso y sea cual sea la respuesta o división, la gastronomía también puede experimentarse, sentirse, a través de la mirada. Pintura, escultura, fotografía… artes.

Arte. Arte y gastronomía fundidos para explicar, cuestionar o reinterpretar las relaciones de la comida y el hombre. Inspiración y mensajes. Narraciones sin palabras. Y toda una evolución que desde el bodegón hasta la imagen digital llega a nuestros días con la comida y sus relaciones como protagonistas.

Yanet Acosta (gastroperiodista, escritora de ‘gastronovela negra’ y docente universitaria) será la encargada de analizar, de contextualizar, este aspecto no exento de polémicas y siempre con infinidad de enfoques. Uno de los más llamativos viene sin duda de la mano de la imagen fotográfica. Hay muchos ejemplos, dejaremos el titulado Del bodegón al porno food como referencia. Una exposición de la que Acosta fue comisaria y con la que vuelve a aflorar la siguiente pregunta: ¿es la gastronomía un arte? Para algunos indudablemente (incuestionablemente) sí, para otros no.

A pesar de la condición efímera de los alimentos, cuando trasvasan la función nutritiva para provocar múltiples, intensas y muy personales sensaciones en el comensal; cuando el alimento deja de ser algo material para transformarse en una experiencia difícil de clasificar; una experiencia que se debate entre el alma y un estado claramente superior, entonces es cuando esa construcción compleja y sabiamente elaborada se convierte en algo inolvidable que deja impronta en la memoria. Inmortalizar ese momento; dejar constancia a través de las artes de una u otra manera, con una u otra disciplina, ya  sea para exaltar, suscitar o criticar es un aspecto que conforme a las modas ha estado presente en todas las épocas. Cuestión rica y compleja en la que ahondaremos en profundidad.

 

La cocina, en imágenes o con palabras

il_fullxfull.199171677Como gastroperiodistas debemos dominar el lenguaje, el común y el especializado y profesional. Debemos ser capaz de hacer llegar al lector, espectador u oyente toda la información, la útil y necesaria para hacernos comprender.

Qué duda cabe de que este aspecto del lenguaje cobra mayor relevancia cuando tratamos de redactar o explicar una receta o cualquier otra propuesta culinaria. Claro, sencillo, directo y correcto bien pueden ser las cuatro máximas de cualquier recetario o publicación que quiera tener éxito. Algo que conoce a la perfección Rosa Tovar, profesora de cocina y documentalista de alimentos que mantiene un blog de cocina abierto y que será la responsable de desarrollarar el ‘Taller de Cocina’ el próximo jueves.

Rosa Tovar.

Rosa Tovar.

Con una trayectoria centrada en el origen histórico y cultural de las cocinas del mundo, de sus características e influencias, Tovar ha traducido recetarios de chefs mediáticos, carismáticos y aclamados como Jamie Oliver y Joël Robuchon. Es autora de textos tan relevantes como Las claves de la cocina, prologado por Manuel Vázquez Montalbán (Editorial Aguilar); 3.000 años de cocina española (Editorial Espasa) en colaboración con Monique Fuller; o Un banquete por Sefarad junto a L. Jacinto García (Editorial Trea). Además, publica con regularidad textos periodísticos en revistas especializadas como Cocina Futuro, donde profundiza en cocina y alimentos no sólo con estilo propio sino demostrando cuán rica y variada puede presentarse una información.

Taller de Fotografía Gastronómica, Sacha Hormaechea, Curso Periodismo Gastronómico, UCMgastro

Image inside www.hivingout.blogspot.com.es.
By Vegan Yum Yum.

En realidad todos somos conscientes de que sabemos disfrutar la cocina (¡nos la comemos!), pero no demostramos tanta habilidad a la hora de redactar una receta, de traducirla. Sin embargo, a la hora de incorporarse a un equipo de redacción o de trabajar por cuenta ajena, independientemente del medio que nos contrate, hay que demostrar el dominio gastronómico en toda su extensión. Todo conocimiento es poco, pero el de uso interno en cocina es fundamental en este campo. Conocer a fondo qué significan, de dónde vienen, qué cualidades poseen productos e ingredientes, y cómo se realizan técnicas de culinarias, por muy avanzadas que éstas sean, puede ser una ardua tarea si no se cocina, o no se lee sobre cocina.

Sacha Hormaechea, imagen Hola.com

Sacha Hormaechea, imagen Hola.com

Y si contar la cocina es importante, enseñarla, hacerla atractiva, no digamos. Fotografiar es una arte pero cuando se trata de fotografiar alimentos se pone a prueba la imaginación además de la técnica. Sacha Hormaechea, cocinero y fotógrafo de libros como Las conservas de pescados y mariscos, (Lunwerg Editores), será el responsable de conjugar estos dos aspectos: creatividad y calidad fotográfica de los alimentos en el ‘Taller de Fotografía Gastronómica’. Sacha Hormaechea, que estará con nosotros el viernes, es también propietario del Restaurante Sacha (Botillería y Fogón).

Fotografía gastronómica. Cuando la comida se hace arte

Imagen Food Photo Festival.

Hay diferentes tipos y usos de fotografía pero todas ellas protagonizan, añaden e introducen al observador en un diálogo interno a través de sus mensajes. La imagen informa, comunica y despierta sensaciones. Y cuando atendemos a la imagen con finalidades artísticas la lista de características implícitas en cada imagen se hace infinita. Tipologías y finalidades son inagotables, el único límite se encuentra desagradecidamente en sus autores que, como personas que son, corren el riesgo de acercarse al final de su propio imaginario, el único peligro y el aspecto que siempre hemos de cuidar y nutrir para no quedarnos en dique seco.

Espuma de zanahoria y vasito de verduras. Foto dcha. Marcelo Isarrualde.

La fotografía gastronómica es por sí misma artística, se inclina hacia lo estético y es evidente que no podemos imaginar mejor remate de la realidad para productos y platos que una buena fotografía. Su máxima es capturar las esencias que se nos ofrecen transformadas en imágenes para que echemos mano, de nuevo, a la imaginación.

Durante los últimos años hemos tenido algunos ejemplos fotográficos en los cuales la comida, elaborada o no, era protagonista. Fotografiar comida puede llevarnos hacia lo artístico o lo fantástico, incluso sumergirnos con mayor o menor sutiliza en lo erótico. También la hay que nos imbuyen en actividades glamurosas donde ambientes y locales reinan. Podemos encontrar fotografía gastronómica de tendencia, o dirigida al consumo, trivial o compleja, que sirve de apoyo a catálogos o informaciones. Por no hablar del mundo editorial, en el que las imágenes incrementan su valor. Por ser un fundamental además de estar generando interés y dando que hablar a través de grandes trabajos, las próximas clases la fotografía gastronómica será el objeto de atención. Ponemos en marcha un taller introductorio dirigido por Sacha Hormaechea, restaurador, gastrónomo y fotógrafo. Sin olvidarnos de las letras, regresaremos a la crónica con Luis Cepeda, crítico gastronómico, habitual de On Madrid.