Estudiar periodismo gastronómico

Rosa Rivas, UCMgastro, gastroperiodismo, gastronomía, periodismo, aliimentación, facultad de ciencias de la información, universidad complutense de madrid

La periodista gastronómica del diario El País, Rosa Rivas, junto al Presidente de la Real Academia de Gastronomía, Rafael Ansón, durante el acto de clausura del IV curso de Expertos en Periodismo Gastronómico y Nutricional de la UCM. Imagen Nuria Blanco Hernández.

El pasado viernes dimos por concluido el curso académico de Periodismo Gastronómico y Nutricional de la Fac. de CC de la Información de la UCM. Con Rosa Rivas, periodista gastronómica del diario El País, y madrina de excepción de la nueva promoción volvimos a reafirmarnos en la importancia que tiene la alimentación y la gastronomía como materia informativa de primera magnitud. Entre sus muchas recetas, Rosa Rivas puso el colofón a un nuevo grupo de profesionales con los que apostó por la formación y el sentido común que deben girar en torno a cualquier información.

Rigurosidad, claridad, contraste de fuente, citas… Estamos a punto de dar la bienvenida al verano y no queremos ponernos dogmáticos pero sí queremos lanzar una llamada de atención tanto a empresarios de medios, empresas de alimentación y profesionales independientes. Esta llamada de atención no pretende ser un reproche, más bien una sincera petición para que entre todos (docentes, profesionales, estudiantes y empresarios) la apuesta no sea otra que la especialización periodística en materia gastronómica y agroalimentaria (con sus múltiples facetas) para alcanzar ese grado de excelencia que estábamos viendo como algo más que un sueño y que corre el peligro de retroceder en el tiempo.

No se trata de ponerse pesimista, se trata de reflexionar sobre la calidad del periodismo. Sobre el periodismo que queremos.

food-writerEl verano es una de las mejores épocas para hacer balance sobre lo que queremos hacer, hacia dónde dirigirnos. Nuestra titulación acaba de abrir el periodo de preinscripción para el próximo curso formativo 2014. Con lo que se demuestra tanto la calidad y el compromiso docente y profesional como la progresión de una titulación más que necesaria.

No cabe duda de que el periodismo español, su situación, su regeneración, sus despidos, retribuciones, salarios, situación de becarios, etc., nos proporcionan en el momento actual materia más que suficiente para frenar en seco. La calidad de los medios que, sumidos en una convulsión interna, ahora se resiente sobremanera, y son los medios, los profesionales y los empresarios que cuentan con la comunicación como una de las patas principales para llegar a la ciudadanía, los que deben apostar por la formación y no dejarse cegar por las supuestas ventajas del periodista o comunicador todoterreno. Quizá no lo perciba la totalidad de los lectores, oyentes o espectadores. Pero sí lo perciben sus profesionales que se ven en una encrucijada donde la invasión es más que posible y en la que su formación no se valora como debiera. Sin embargo, la especialización periodística es la única vía para alcanzar el máximo nivel de calidad.

Por eso cabría preguntarse, como lo hizo la gastroperiodista Rosa Rivas durante el acto de clausura de este curso académico de gastroperiodismo, ¿para qué estudiar periodismo gastronómico? Infinidad de respuestas como múltiples son las aristas que rodean esta especialidad.

G11P20F1Otras profesiones, otras materias informativas parecen tener más claro su papel. Sin embargo, y, a pesar del glamour que pueda despedir lo gastronómico que con frecuencia se queda en la anécdota o el plato, los periodistas gastronómicos tenemos mucha labor por delante. Así que la respuesta deberías ser al tiempo general y particular. Periodismo, sí. Periodistas profesionales, desde luego. Gastroperiodistas, sin duda. Y sana competencia y profesionalidad. Pero también responsabilidad y respeto hacia esta profesión, hacia sus partes implicadas, estén delante o detrás de las informaciones, sean lectores o prescriptores, como reivindicaba Rosa Rivas, madrina de la última promoción de periodistas gastronómicos y nutricionales. En definitiva, periodismo gastronómico como garantía de calidad en las informaciones y como entidad vigilante, bien formada, atenta y diletante para que nunca nos den gato por liebre y para que nunca se nos escatimen datos. Para garantizar lo que siempre ha tratado de garantizar cualquier periodismo: para hacer público lo relevante y no dejarse influir o intimidar por muy exótico o extraordinario que nos sirvan cualquier plato.

Aceite y sólo aceite

WBOEEl punto de encuentro del aceite de oliva en Madrid se llama desde hace 2012 World Bulk Oil Exhibition, una feria en torno al aceite de oliva de apenas dos años de existencia.

En esta ocasión además de continuar su apuesta por el mercado de aceite de oliva en nuestro país, la organización aspira a consolidar la muestra incrementando la visibilidad  y el intercambio comercial entre vendedores y compradores de aceite de oliva a granel. El programa, disponible en la web, contempla expositores y una serie de conferencias, charlas y catas con las que profundizar en aspectos económicos, financieros, comercialización, características distintivas entre aceites entre otras actividades.

La World Bulk Oil Exhibition (WBOE), tendrá lugar durante los días 13 y 14 de marzo en el Palacio Municipal de Congresos de Madrid. A la feria asistirán los alumnos del curso Expertos en Periodismo Gastronómico y Nutricional de la UCM dado que por segundo año consecutivo la WBOE representa un interesante punto de encuentro entre productores e importadores.

El volumen de negocio del aceite de oliva, sus posibilidades de expansión o progreso y su proyección de futuro son materia informativa de primera mano, se hable de aceite de oliva o de cualquier otro producto, y como tal debe ser atendida por periodistas y medios con motivos de ferias pero también de manera periódica. La sociedad demanda información sobre todo tipo de productos. Estos además ofrecen diferentes enfoques que pasan por la salud como principal argumento con el que realizar ese seguimiento propuesto hasta alcanzar las importantes cifras de negocio que mueve o genera la alimentación en España.

Comunicación y guía

Guia RepsolEl origen de la Guía Repsol se halla en la remota guía Campsa. No es hasta el año 2009 en el que aparece la primera guía destinada a conductores y gastrónomos bajo la marca Repsol. La evolución tecnológica y social de sus páginas ha derivado en el desarrollo de aplicaciones informáticas y móviles, y en la constante alimentación de contenidos a través de las Redes Sociales con las que incitar a conjugar con éxito carretera y mantel, turismo y gastronomía.

Esta semana el curso abordará la transición de la mítica guía y la relevancia del trabajo realizado por Lúa Monasterio (@GuiaRepsol), Community Manager del equipo Guía Repsol, quien nos acompañará para relatar trabajo y aventuras. Guía Repsol ofrece en sus páginas la selección de los mejores restaurantes que el viajero puede encontrar a su paso por carreteras españolas y portuguesas, locales a los que otorga diferentes ‘Soles’ en función de categorías, calidades gastroculinarias y servicios.

Detrás de las marcas hay también un gran trabajo de comunicación, algo que conocen muy bien Isabel Aires, de Aires News, y Javier Fernández Piera, de CPC Cooking Ideas. Ambos lideran agencias de comunicación especializadas en gastronomía y restauración, y ambos presentarán sus modelos de negocio además de exponer algún caso práctico porque, hoy más que nunca, la reputación y la comunicación ha de ser gestionada por profesionales.

Los retos de los nuevos modelos informativos y de comunicación corporativa, expuestos como nunca en la red, imponen respuestas basadas en el conocimiento del sector que, en este caso concreto, conjugan la especialidad gastronómica con las destrezas a la hora de aplicar las posibilidades de comunicación para conseguir interesar al consumidor y hacer crecer a las marcas.

Vino: roja pasión

El vino y toda su cultura deberían ser un patrimonio compartido. Más aún si tenemos en cuenta lo arraigado de nuestras viñas. Es cierto que hay países, tal es el caso de Francia, que nos llevan ventaja en la elaboración de vino, pero afortunadamente el mundo se globaliza y las distancias se acortan. También avanzan las investigaciones, las técnicas y con ellas nuestros vinos van ganando puntos. El tesón y el trabajo continúo son otros dos factores que influyen y que solemos olvidar  dado que la atención la acapara, como es lógico, las excelencias del resultado.

Para disfrutar del vino, lo primero es reconocerlo por eso y porque es un producto indispensable en toda mesa que se precie, dedicamos varias jornadas del curso de Expertos en Periodismo Gastronómico y Nutricional de la UCM a este preciado líquido. Reconocer el placer de sostener una copa entre las manos, apreciar su tonalidad, identificar sus aromas, ser capaces de comprender la magnitud del trabajo que hay tras cada botella. Ese va a ser este año nuestro trabajo porque para entender de vinos, lo mejor es practicar, sumergirse en ellos y probar y probar.

Este sentimiento es el que persiguen muchos de nuestros bodegueros. Algunos mejoran sus vinos año tras año, o los mantienen, cuestión también harto complicada.

Un buen ejemplo de todo esto es la última mención del gurú Robert Parker para quien una de nuestras más emblemáticas bodegas (fruto del arquitecto Iñaqui Aspiazu) tiene la suerte de producir un magnífico vino. Me refiero a la bodega Baigorri y su Reserva 2005 que ha alcanzado los 94 puntos en la evaluación del norteamericano. No tenemos más que quitarnos el sombrero y felicitar tanto al equipo de Bodegas Baigorri como a su enólogo, Simón Arina Robles.

Elaborado con uvas Tempranillo de viñas viejas y con una producción reducida, este vino debe sus magníficas cualidades y su excepcional puntuación a la gravedad, protagonista de la bodega y tan presente en sus resultados.

Hay pocos productos tan nobles y agradecidos como el vino, por eso, para este curso, cuando se descorcha una botella el tiempo se detiene. Los aromas se mezclan con los recuerdos y nos invade, por unos instantes, la felicidad. ¿Hay acaso un fin más digno?